Voces del Más allá

Y si hablamos de las evidencias que muchos consideran definitivas de la vida después de la muerte, entonces a no dudarlo, allí están las psicofonías y las psicoimagenes.

Y todo comienza con las casuales voces que registró Friedrich Jurgenson – con su magnetófono portátil – inmerso en los bosques de Molnbo, el 12 de junio de 1959.

Hasta estos días, los registros han ido en aumento. Y son muchos, demasiados los apasionados por esta temática tan atractiva y misteriosa.

¿Cómo no iba a estarlo yo también?

Pedro Amoros
Pedro Amoros en la Casa Abandonada de la Colina donde estuvimos merodeando en la noche.

Aquella noche de hace casi 18 años atrás en que me encontré con Pedro Amoros,
experto español de este tema denominado Transcomunicación, auguré grandes descubrimientos.

Había pasado a buscarme por el hotel donde me alojaba en Alicante, España.

Y mientras conversábamos de los misterios que nos rodean, la futura incursión a medianoche en una mansión abandonada en la sierra, pensé que no había nadie mejor en el mundo que pudiera ponerme en antecedentes con respecto a las grabaciones del Más allá.

Pero su negativa rotunda me descolocó. No podía asegurarme que aquello – con lo que incluso entabló comunicación “in sittu”-pudiera pertenecer al Otro Lado.

Ya instalados en su sótano – decorado con antigüedades, equipos de alta tecnología, cámaras de fotos, ordenadores y un sin fin de enseres curiosos – y a medida que me enseñaba las miles de grabaciones de voces desconocidas, tuve un pálpito.Y pensé, con toda mi humildad, que aquellas voces que oía tenían un alto grado de incoherencia, y ello, ¿no podía significar que eran rescoldos de sonidos impregnados de alguna manera en el ambiente?

psicofonias
Friedrich Jurgenson uno de los pioneros

Pero Pedro lo negó rotundo. Aquello no podía impregnarse. Aún así, su origen era incierto. Más bien eran, me dijo, como si uno captara una comunicación por radio de una emisora desconocida. Tal vez de otra dimensión.

Pero ello no significaba de las fauces de la muerte o el Más allá.

Y callé. ¿Qué podía decir siendo neófito del tema?

Pero luego haría mi propia incursión en estos empantanados terrenos del misterio. Y allí, una vez más, notaría aquel detalle. Y otros muchos, también percibidos por Pedro.

Y no quiero ni deseo refutar a nadie – ni arrojar descrédito – con este capítulo, pero en beneficio a la verdad que pretendo albergar en mi corazón, describiré mis más profundas opiniones que, lo sé, a muchos defraudarán y a otros ilustrarán. Pero, así y todo quiero encontrar una respuesta, y no se puede especular o fantasear con algo tan delicado como la continuidad de nuestra existencia en otro plano de vida.

¿COMO ES EL MAS ALLA? : UN ABISMO

pozoPara aquellas mujeres oriundas de San Isidro, en el partido de la provincia de Buenos Aires, esa verdad eran las grabaciones del Más allá.

No había razón que les quitara de las cabezas esta certeza. Y es que, según me confesaron, fue en virtud de las grabaciones efectuadas con un magnetófono casero que pudieron comunicarse con su hijo – y hermano – fallecido, asesinado impunemente por unos malhechores en su propio domicilio.

Debo ser franco.

Aquellas damas estaban destrozadas, no veían más que injusticias y tristeza, y habían decaído en su esperanza de una vida futura a raíz de la cruel masacre a su hijo.

Y pensé ¿cómo una persona puede cambiar ante una tragedia semejante?

Las religiones, me decía muy lógica Natalia, la hermana del joven asesinado, caen en balde ante hechos de tal envergadura. Los gurúes de turno, también.

¿Y quien puede sosegar el mar de incertidumbres que se agita en los corazones de personas como ellas? Sólo una cosa, al parecer, pudo poner freno a las miserias: las grabaciones psicofonicas en su domicilio. Yo estaba escéptico.

Y sin embargo.

La madre comenzó a contarme sus experiencias. En tanto, nosotros preparábamos todo.

Y allí estábamos el todoterreno de Carlos Turus y Jorge Nañez, dos expertos auténticos en el tema Ovni y apasionados por los misterios.

Aquella época. Bendita época.

Y no voy a negarlo. Pensé que se trataban de anhelos concebidos por la mente en estados alterados o shock nerviosos. La pérdida de un hijo, me dije, puede desencadenar fuerzas – y cambios fisiológicos – incontrolables.

¿Por qué había que pensar que su hijo se comunicaba con ellas?

Entonces pusieron PLAY y me tragué mis palabras.

Y no sólo eso.

Según me dijera Natalia, su hermano podía contestarles preguntas que ellas les hicieran.

Y escuché anonadado.

Pero – siempre es así – dudé.

Tras las preguntas de rigor, había llegado la hora en que uno mismo, junto al investigador Carlos y a Jorge y las mujeres, hiciéramos una prueba de campo de rigor con un magnetófono.

Y apagamos las luces. Y grabamos con visor nocturno. Y este es el video:

servidor SJAquella sala comedor, silenciosa y con una mesa redonda de apoyo a nuestros equipos y nuestros codos, fue el escenario.

Y uno a uno, los que participábamos de esa experiencia, preguntamos algo que nos inquietaba. Y esperamos, silenciosos, meditabundos, una respuesta…¿del Otro Lado?.

Y cuando luego reprodujimos la grabación, ante nuestra inquietud, una voz, metálica y desintonizada, dijo imperiosamente “Me llamaron” ((a partir minuto 7:35 – video de arriba)

Y enmudecí. No podía ser.

Y pregunté – cuando llegó mi turno – con toda mi incredulidad posible y negándome en redondo a que aquello fuera cierto: ¿Cómo es el Más allá?.

Y, tras la reproducción, oí el metálico: “Un Abismo”. (a partir minuto 3:14 – video final)

Y allí está el vídeo que demuestra esta experiencia. De alguna manera, la radio sirvió de soporte a la manifestación de estas voces. Según la teoría psicofonica cuando hay una fuente de sonido de fondo es más sencillo establecer la comunicación y tener las respuestas.

Para lo que sea que se comunica, le es más sencillo distorsionar ese sonido en la respuesta a la pregunta que si no lo hubiera. ¿Será asi o es sugestión nuestra?

Experimentando se podrá descubrir la verdad.

Dejo video final y saquen sus conclusiones:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s