La casa encantada de Mendoza

No hay comentarios

 

Lo que voy a añadir a continuación es la transcripción literal de la charla mantenida con un testigo de apariciones caratuladas de fantasmales, en una vieja casona donde este hombre es cuidador de la misma.

Aquella mansión en realidad es hoy día un convento de monjas . Según José, cuidador de la misma, allí deambulan espíritus por las noches.

Dejemos que nos lo cuente:

– Esto es de las monjas, pero antes cuando estaba la guardería, lo manejaban con un subsidio del gobierno, tipo donaciones. Cuando se disolvió la guardería, se les ofrecen a las hermanas de Pompeya. Justamente en esa época es que aparecieron esas cosas. Los niños aseguraban, inclusive, justamente…estaba renovando donde vivo yo, estaba sentado y venía la celadora de la escuela y venía a decirme que los niños los habían visto, en esa chimenea que se ve para arriba, ahí dicen que se vieron, y esta señora me dice, sí por ahí lo vieron.

– ¿Duro muchos días, o solo fue un rumor.?

– Supuestamente, fueron los cuatros días. Los chicos míos también aseguraron que ellos los vieron. Venían a la escuelita.

– ¿Se asustaron los chicos?

Chimenea del fantasma -www.sjarre.com-– ¿Y no sé? Qué sé yo, estaba eso, todo ese rumor, y los chicos míos, dos ellos aseguraron que los vieron por arriba del techo del tinglado, que eran enanitos con las orejitas paradas. Yo te soy sincero, los chicos míos los vieron. Yo no los vi. Lo que si, hasta el día de hoy se escuchan cosas, se escuchan …viste…cosas que por ejemplo vos entras a la capilla y te corren el banco, son cosas que …viste, yo, yo, personalmente las sé, son cosas… por ahí, yo no puedo decir ni si ni no del tema de los duendes, porque viste yo no los vi, pero yo convivo con una cosa que me pasa a diario.

– ¿Pero esto está abandonado?

– No. Esto se ve abandonado, pero por dentro…por eso cuando me trajeron a mi reformaron todo las hermanas. Y ese año fue que más cosas raras pasaron. Pareciera que el renovamiento despertó algo.

– ¿En qué año fue?

– En el 96. Más o menos. Fue cuando empecé con la renovación.

– ¿Y esa puerta que taparon ahí?

– Esa puerta era una puerta que había ahí, que iba a uno de los pasillos.

– ¿Es muy antigua esta construcción?.

– Se terminó hace 100 años, más o menos.

– ¿Hay sótanos?

Casa encantada -www.sjarre.com-4– Sí. Hay dos sótanos que yo entró, hay uno que, no sé si son sótanos o túneles. Pero yo me enteré por gente que estuvo una vez internada… Suponé que por ahí vienen una vuelta para recordar su momento de niñez, recorren el lugar y te cuentan cosas…pero supuestamente, por un policía, que ya falleció, aquí en frente hay un salón grande que es un salón de charla…dice que él vio, con una señora, dice que en la punta del salón había como una tapa, y por ahí se metían y que ahí habían luces…son gente que tiene su edad, por eso te digo, dicen que había un túnel que comunicaba con parte de la universidad hasta el centro de Mendoza…se rumorea, …y libros que yo tengo ahí…aquí en la biblioteca que dejaron las monjas…y es más, aquí te digo, había un cura que hacía exorcismos, hay uno de los libros ahí, hay fotos que le han sacado a los fantasmas cuando van saliendo…por eso viste, yo estoy en una situación delicada, delicada en el sentido que yo te podría contar un montón de cosas, pero…

– Interesante eso de los libros…

– Y están las fotos, las han sacado.

– ¿Y acá mismo habían hecho esas cosas?.

– Sí, claro, allá atrás…porque estas son dos partes iguales, dos alas iguales…y allá en una que está enfrente, y allí en una de las piezas, había un cura que era franciscano, porque los franciscanos son los que hacen los exorcismos, y había este cura que hacia exorcismos, y les sacaba fotos a los espíritus cuando salían por la ventana…y se ve bien.

– ¿Y eso hace cuántos años…?

– Y… imagínate que las fotos salían opacas…Yo sé que ellas saben… que la rectora del colegio, que es la madre Elvira, que lleva todas las instituciones, ella es raro que venga…y ella dice que no,…no quiere venir…inclusive…ese era el departamento de ella…bueno, estando la hermana Elvira que había venido a dar una vuelta…salió para fuera y me dice José me llamaste, no hermana para nada…cómo que no me llamaste? , me dice…Viene otra hermana de cargar las comprar, que también andaba adentro y salió y me dice , José para que me llamás… y bueno pasó eso…un día nosotros estabamos en el comedor nuestro y vimos que pasa la monja…y me llama…José , José…salí afuera y no había nadie…y aparte no estaba el auto, porque ella viene y estaciona el auto. Son panoramas, viste que…un suponer, cuando nosotros vinimos aquí, está la parte vidriada, allá el departamento de ella, y vos cuando encendías las luces veías pasar un sombra para allá, una sombra para este lado…son cosas…yo ya me he acost

Casa encantada -www.sjarre.com-3

umbrado a casi convivir con ello.

– ¿Te asustó en algún momento?

– Sí, antes sí,…pero ahora ya no…por eso, una cosa que tengo bien clarita es que tengo que tenerle miedo a los vivos y no a los muertos.

CONCLUSION

Como expliqué infinidad de veces, los testimonios son eso: testimonios. No constituyen una evidencia. Pero son tantos…

Por eso, dejo a juicio del lector el relato precedente.

sj-logo

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s