Blog

Verdades y mentiras de las duchas frias

 

A veces hago experimentos como algunos biohackers. Experimento con mi propio organismo. Y en esta ocasión, alentado por un amigo e impulsado por los libros y records Ginness de Wim Hof, decidí hacer la prueba del frío.

Y también las técnicas de respiración de Wim Hof.

Resumiendo: las técnicas de respiración mucho no me hicieron. Vi varios videos de personas que alaban esas técnicas. La verdad es que se siente únicamente una intensa oxigenación del cuerpo. No está mal. Pero nada de aquello de llorar, tener visiones, o aguantar la respiración cinco minutos.

Me cansaron, me aburrieron, desistí. Y decidí, debido a los muchos beneficios que dicen posee el agua fría, hacer la prueba del frío.

Durante unos 7 meses (que tocó verano, otoño e invierno) me duché tanto a la mañana como a la noche con agua bien fría. Controlé la respiración bajo el agua gélida y me fui acostumbrando.

En varias ocasiones me despabiló, me sacó el dolor de cabeza, resfriados, alergias, y me recompuso verdaderamente el milagro del agua fría. Pero a medida que fue pasando el tiempo no percibí ningún otro cambio.

Todo lo contrario: decidí sumarle a las duchas frías una dieta alcalina, para comprobar con estudios médicos los beneficios. Y aunque había leído que las duchas frías aumentaban el flujo de glóbulos blancos, y por ende, estimulaba el sistema inmunológico, sucedió lo contrario.

Como pueden ustedes ver:

IMG_3004
Aqui se ve que me dio 6.3 de recuentos de Globulos Blancos. Dentro de lo esperado. Perfectamente normal.
IMG_3003
Aqui descendieron a 4.3 el recuento.

 

En otras palabras: en el primer estudio, antes de ser “vegetariano” (y finalizando el otoño) mis glóbulos blancos estaban por encima de lo normal.

Un mes después, habían descendido no llegando siquiera al mínimo. Yo persistí con las duchas gélidas, aun siendo invierno, volviendo de correr en la noche para bañarme con agua helada.

A todos los que les contaba me decían lo mismo: estás loco. Que me enfermaría de pulmonía. Pero les respondía que las enfermedades vienen por virus o bacterias: no por el frío. El frío despabilaba, me iba a dar energía.

Así pues, a la mañana y a la noche me sometía al frío. Recibir como miles de agujas en el cuerpo, la vasoconstricción, el aceleramiento del corazón hasta el acostumbramiento, y luego salir y sentirse óptimo pero congelado. Las uñas de los dedos de los pies azules.

Había leído tanto: que el agua fría ayuda a mejorar la circulación (mis eternos pies fríos continuaron exactamente igual) que ayuda a fortalecer el sistema inmunológico (mis glóbulos blancos descendieron con la dieta y no hubo ducha que ayudara) que genera grasa parda que devora la grasa blanca (la nociva, la que nos engorda).

En fin, tantos beneficios. Pero tanto sufrimiento. Sin un segundo de relajación ni a la mañana ni a la noche.

La cuestión es que con la llegada del clima gélido las duchas se volvieron más difíciles. Muchas noches pensé en no hacerlo. Relajarme de una jornada atareada con el agua caliente.

Pero por otro lado, pensaba, debía probarlo. Debía dejar el testimonio de mi experiencia. Al fin y al cabo es lo que vale. Esta clase de experiencias son las que aportan algo al conocimiento humano de uno mismo. Replicar notas, me da tedio. Por más lindo que sea lo que vaya a contar nunca es igual que contar la experiencia personal.

Los glóbulos descendieron y en el invierno eso se hizo manifiesto con una típica enfermedad de las bajas defensas. Hacía años que no la padecía. Y volvió a mi cuando los niveles de glóbulos blancos mermaron (los propios médicos que consulté corroboraron esto que yo ya sabía).

Comprendí que la dieta alcalina puede ser muy buena para algunas personas, pero no era mi caso. Necesitaba las proteínas animales: no suelo comer carne roja, pero sí mucho pescado y pollo. Y lo había dejado.

Todos los niveles en mis análisis se me descuajeringaron. Y las duchas, no ayudaron. Y es más: fueron como el azote matutino y nocturno. Una suerte de flagelación.

Y pensé: ¿no es como darle shocks eléctricos al cuerpo? ¿Acaso un cuerpo siempre en vasoconstricción no es un cuerpo estresado? ¿Cuándo se relaja si día y noche se somete a un tormento?. ¿Acaso no genera stress el agredir continuamente nuestro cuerpo con agua helada?.

Me di cuenta que si la dieta alcalina pudo hacer lo suyo bajándome las defensas, el stress diario de las duchas heladas ayudó notablemente. Agredía todos los días a mi cuerpo sin dar un minuto de calma como la que una ducha bien caliente puede ofrecer.

Al final, el efecto que buscaba con las duchas frías (tener el sistema inmunológico elevado) fue totalmente el opuesto.

Esta ha sido, al menos para mi, la experiencia con las duchas heladas. Ahora la dieta alcalina la continuaré, pero con moderación.

Mi intención es probar un mes más para evaluar si realmente fueron las duchas las culpables de mi descenso de glóbulos blancos o ambas cosas. Los estudios, como siempre, serán irrefutables.

Y esta vez tengo de aliada el agua caliente.

Nunca subas a un coche de un desconocido: la horrenda historia de Robert Rhoades

Llovía. La mujer se acercó como todas las noches al contenedor de basura y lo destapó: el horror desfiguró su rostro. Dentro, estaba el cuerpo de una joven mujer. Enseguida comenzó a gritar y una pequeña multitud se reunió en torno al contenedor.

Los medios no tardaron en hacerse eco de la noticia: se trataba de una joven autoestopista que habían asesinado.

Corría el año 1985 en Pensilvania. Se iniciaba la saga, o serie, de crímenes de un horrendo asesino serial.

Meses más tarde una adolescente autoestopista conoce la historia de la chica del contenedor contada por el propio asesino…

La joven se llamaba Vanessa Veselka, y había huido de su casa en Nueva York para fugarse a la aventura. Pero se cruzó en esa aventura con un camionero siniestro: un tipo alto y delgado, el rostro chupado, que no usaba vaqueros como el resto de los camioneros, ni tampoco llevaba camiseta. Por toda vestimenta el hombre utilizaba una camisa de algodón con las mangas enrolladas para que fueran visibles sus bíceps.

camion siniestro

La joven subió a su camión pues no tenía ya dinero para deambular. Y notó enseguida el orden meticuloso del camionero, algo que era raro basado en su experiencia como autoestopista.

Una vez arrancó, y ya en soledad ambos, el camionero cambió su actitud gentil con una viva hostilidad: dejó de responder a la joven y apareció en su rostro un rictus de arrogancia.

El hombre comienza a hablar de la niña muerta en el contenedor de basura. Y entonces estaciona el camión en el arcén de la carretera junto al bosque. Saca un cuchillo de caza y le dice a la joven que vaya a la parte trasera del vehículo.

Intentó hacer entrar en razón al hombre, hablándole sin parar, de cualquier cosa, pero hablándole. Sollozaba y lo miraba con los ojos anegados al hombre que la observaba con frialdad. Le prometió no diría nada a la policía y el hombre la escrutó profundamente aterrándola.

Al cabo, el hombre soltó : “corre”. Casi como una orden, una posibilidad de esperanza de salvarse, y la mujer saltó al bosque corriendo como alma que lleva el diablo durante horas sin mirar hacia atrás.

La mujer se salvó. Jamás fue a la policía ni se lo contó a nadie. Sólo hasta que detuvieron al hombre años después, y un amigo le avisó diciéndole: “es este el tipo?”.

Veselka lo reconoció de inmediato: aquellos ojos siniestros jamás se le borrarían de su cabeza.

LA DETENCION DEL ASESINO SERIAL

parada de camiones

Corría el 1 de abril de 1990. Una fecha prolífica en crímenes. Un policía se detiene a investigar un camión estacionado en la Interestatal 10 de la ciudad de Casa Grande, Arizona, y de pronto lo oye: desgarradores lamentos que provienen de su interior. Algo inenarrable.

Abre el camión y se encuentra con una mujer encadenada a la pared del mismo gritando desesperada con sólo un par de zapatillas en los pies. El conductor se llamaba Robert Ben Rhoades, de 44 años. Como estaba en el vehículo, lo detuvo esposándolo al instante.

En la comisaria la mujer relató ante los asombrados policías su historia. Un hombre había accedido a llevarla a su destino. Subió al camión y se durmió. Al poco, despertó con sendas esposas en las muñecas y tobillos y en la parte trasera del vehículo.

Y es que Rhoades había convertido la parte trasera de su camión en una cámara de tortura móvil: grilletes, esposas, todo lo menester para tener inmovilizadas a sus víctimas.

serial killerss

La mujer recordó el maletín de Rhoades: repleto de “juguetes” y herramientas destinadas para la tortura y el abuso desmedido (consoladores, correas, pinzas de cocodrilo, látigos, alfileres para perforar genitales y pezones de las víctimas).

Rhoades era oriundo de Texas y se lo conocía como Whips And Chains. El FBI se ocupó personalmente del caso. Al parecer, se trataba de un asesino serial organizado. La diferencia con los desorganizados es que saben planificar en detalle sus crímenes, y muy posiblemente en este caso, hubiera muchos más casos.

En el apartamento del asesino encontraron de todo: ropa de mujer, toallas con sangre, revistas de sadomasoquismo, esclavitud, látigos, esposas y una serie de elementos muy refinados para torturar.

Entre sus primeras víctimas de asesinato estuvieron Douglas Zyskowski, de 28 años, y su esposa, Patricia Walsh, de 24 años, una pareja que había recogido como autoestopista a finales de 1989 cerca de El Paso, Texas.

La pareja era muy religiosa y tenían intención de predicar al llegar a la costa este, pero nunca llegaron. Rhoades disparó a Zyskowski y arrojó el cadáver del joven cerca de una carretera de Texas.

Nadie relacionaría su crimen con una serie.

A la chica, a Walsh, la retuvo durante una semana en la que la sometió torturando y maltratándola antes de poner fin a su vida y tirar el cadáver en Utah.

A la policía le tomaría años en identificar sus cadáveres y establecer una relación entre ambos.

Un mes después de matar a Patricia Walsh, recogió a Ricky Leer Jones de 18 años y su novia de 14 años, Regina Kay Walters.

Enseguida mató a Jones y lanzó su cadáver al Mississippi. Con Walters jugó durante un tiempo, al menos dos semanas de tortura y violaciones reiteradas, antes de estrangularla y tirar su cuerpo en un granero abandonado en Illinois.

Sin embargo, antes de asesinar a la joven de 14 años, Rhoades le tomó muchas imágenes con su cámara fotográfica. Muchas en el granero donde tendría su destino final la chica.

walter2walters

Se la ve en muchas imágenes desnuda, y como Rhoades le había afeitado el vello púbico.
En otras imágenes, las que circulan por la web, se la ve vistiendo de negro y con tacones altos, parece asustada y se cubre la cara e intenta defenderse del agresor.

No conforme con el sufrimiento infringido a la menor, Rhoades llamó a sus padres para burlarse de la niña desaparecida.

LA INVESTIGACION

serial killers
A medida que los investigadores se metían en el caso, más detalles cruentos se descubrían. Encontraron testimonios de mujeres que habían sido secuestradas en Texas, violadas y torturadas por aquel hombre.

El mismo caso que Veselka, que se salvó la vida por un raro milagro del azar criminal del destino.

Rhoades estaba casado con su tercera esposa, Deborah. La propia mujer declararía de las inusuales formas sexuales que solía practicar Rhoades.

Incluso les dijo a las autoridades como disfrutaba su marido cuando ella sufría, en un caso que sucedió en que fue hospitalizada. Para Rhoades el dolor le daba placer sexual.

Rhoades fue declarado culpable de varios asesinatos. Se sospecha que torturó, violó y asesinó a más de 50 mujeres entre 1975 y 1990, según se deduce de los datos sobre las rutas por las que anduvo , la frecuencia de su apetito sexual, y las mujeres que desaparecieron durante esos años y concordaban con el perfil de sus víctimas.

Aunque parezca increíble, sigue vivo y cumple condena en una prisión en Illinois. Este hombre, nacido un 22 de noviembre (he notado que existen innumerables asesinos del signo zodiacal de Sagitario, Ted Bundy, Ed Kemper, , entre varios, no que crea en los signos, pero hay mayor estadística en los nacidos en dicha fecha) con 72 años es la viva imagen de la maldad. Una imagen para cerrar este artículo:

Rhoades

Si te interesa esta clase de historias, tengo un libro publicado titulado Los Monstruos existen. Quizá te interese adquirirlo : click aquí 

O aquí en papel: click aquí

sj-logo

Los visitadores nocturnos

En la más completa quietud de la noche sucede. Mientras dormimos, aproximadamente a las tres de la madrugada.

El rumor dice que ellos ingresan en ciertos edificios seleccionados, donde personas escogidas específicamente duermen, y se aseguran que no despierten: las someten a todo tipo de exámenes. Experimentos que a la mañana siguiente nadie recuerda, o que quedan visibles como inconexas marcas en partes de la anatomía.

No se trata de lo mundialmente conocido como visitantes de dormitorio; no hay extraterrestres en esta historia. Estos individuos, podrían considerarse como los visitantes nocturnos de edificios. Tampoco es lo conocido como Parálisis de Sueño. Aunque es parecido. La víctima queda inmóvil. Lo que usan son una suerte de gases o estimulaciones auditivas que paralizan a la persona.

Veamos de qué va éste mito urbano siniestro.

LA LEYENDA

image_thumb9

La noche llega, y las luces comienzan a encenderse en los edificios. De entre todos, algunos son seleccionados metódicamente por una organización misteriosa de personas –médicos algunos, genetistas otros, así dicen la leyenda – y esos edificios son abiertos para ellos con llaves maestras.

La gente queda petrificada en el sueño mediante el suministro de ciertos gases que desde la medianoche van haciendo efecto por debajo de las puertas.

Una vez dentro de cada propiedad, desnudan a las personas, las auscultan, toman muestras de vellos, piel, sangre. Les inyectan nuevos fármacos experimentales. Y así como ingresaron se marchan tragados por las sombras.

Nadie oye ni ve nada. Las zonas son reservadas para esta macabra labor nocturna.

Ellos ingresan como sombras, y así desaparecen.

¿Quien creería que algo así puede suceder? ¿Demasiado desacabellado?

Intentando comprender este mito, comencé a indagar el origen del mismo: el barrio de Floresta. Y allí dirigí mis investigaciones.

 

LA GENTE DE LAS SOMBRAS

IMG_2286

Floresta es un barrio de gente adulta y muchos extranjeros de Bolivia. Donde encaucé mis pesquisas fue el video club de la zona, atendido por su dueño Carlos R.

Cuando le referí el mito, enseguida lo recordó.

“Dicen que atacan a los edificios, porque hay más gente. Acá no hay muchos, como verás. Pero según me contaron unas clientas, hace unas noches atrás algo sucedió. Una de ellas, conocedora del mito por parte de una persona que los vio, a esa gente que se mete, decidió poner una trampa en su puerta: un minúsculo hilo casi invisible de media. Parece que la puerta se abrió en algún momento de la noche, ya que el hilo estaba roto a la mañana siguiente. Enseguida buscó con su compañera de departamento marcas en el cuerpo. Y ambas encontraron que tenían punciones en el cuello, detrás de las orejas, y moretones inexplicables. Me enseñaron las marcas detrás de las orejas. No sé qué creer.”

Mariana, del kiosquito de Joaquín V Gonzales, me refirió:

“Eso sucede cuando llueve, los días de lluvia aprovechan para entrar. Yo lo sé porque un amigo me contó que le pasó a un amigo”

Decidí investigar la pista de Carlos, sus clientas. Le pedí me pasara el domicilio de esta mujer en cuyo cuerpo había una evidencia de que el mito podría ser algo más.

Tras rogarle, y prometerle que no escribiría nada sensacionalista, decidió darme los datos. El edificio quedaba cerca de Nazca y Tres Arroyos. Una construcción moderna y para nada achacosa.

Toqué el timbre que tenía agendado y , por portero, intenté hacerme entender sobre lo que hacía ahí. Hoy día se complica porque la gente vive en constante temor por la inseguridad; los vendedores son ladrones, los evangelistas son violadores; todo puede ser distinto de cómo era.

Y la mujer en cuestión, tras intentos de mi parte para que bajara a contarme en persona su vivencia y me enseñara las marcas, no quiso hacerlo.

No obstante, por portero eléctrico me confirmó la verosimilitud de la historia. Y que si yo era quien decía ser, debía denunciar esto que se estaba llevando a cabo en la más completa oscuridad de un Buenos Aires permisible a muchas cosas.

Le dejé mi correo de email, le referí mi webpage – para que supiera que no era un asaltante ni un loco cualquiera – y le supliqué me enviará una foto de las marcas halladas en su cuerpo.

Seguí recabando información en Floresta, en bares, kioscos, tiendas, mercerías, heladerías, librerías, y todos me aseguraron que el mito era verdadero, con algunas variantes:

Eduardo, de la pizzería de Nazca :

“Eso lo inventó una mujer que fue violada hace tiempo atrás por su ex novio. Para tolerar lo que le pasó inventó que habían ingresado personas en su propiedad y había sido víctima de una especie de abducción extraña”.

Marcos (local de venta de carritos para niños):

“Oí algo de eso, no sé si será cierto. Si es verdad son unos hijos de mil putas los que hacen eso. Si pasa, es porque le da cabida el gobierno para que vengan a probar con nosotros  estos yanquis de mierda .”

Regresé agotado a mi casa. Una tarde de pesquisas donde no gané mucho más que confirmar el rumor, aquel mito siniestro.

Decidí investigar un poco la historia de Floresta, a ver si había indicios de por donde pudo gestarse. Pero lamentablemente no encontré nada.

Quizá sucedía como Eduardo, el pizzero, aseguraba.

VISITADORES NOCTURNOS

IMG_2285

Al cabo de unas semanas, cuando ya había perdido todo aliciente para escarbar más en este mito, me llegó el correo de Nancy – tal es el nombre de la mujer que fue “marcada”:

mascara peste ngra
Algo así describe Nancy

“Hola Sebastián,
Perdona la demora en la respuesta, se debió a dificultades laborales que no vienen al caso. Me tuvo amargada gran parte de estas semanas. Voy a adjuntarte la foto que me tomó mi amiga, y la que yo le tomé a ella, te pido por favor no las divulgues porque no quisiera mi cuello o la cintura de mi amiga sea expuesta en ningún medio masivo. Lo que te envío es para que vos solamente sepas que la historia que sufrimos es verdadera. Yo ya había oído que estaban ingresando a los edificios en la medianoche un grupo de personas que al principio pensé era una banda de ladrones, pero no roban nada como vulgares ladrones, lo que roban en realidad no lo sabemos porque lo que se llevan de nuestro cuerpo no podemos sospechar, supongo sangre, tejidos, no lo sé. Me desespera saber. Yo ya hice la denuncia en la comisaria de la zona pero como no hay evidencias para ellos, o sea, no robaron nada y las “marquitas” , como les llamaron, no les dicen nada, entonces no pueden hacer nada por nosotras. Te cuento ahora lo que me preguntabas, cómo estaba prevenida de esto que pasó y lo de mi amigo. No quise decírtelo por portero hasta no chequear que seas quien decías que sos, ahora que sé quién sos voy a confiártelo. Tengo un amigo que, las otras noches, hará meses atrás, nos contó que se había escapado de lo de sus viejos porque le habían hecho lio por su amante, porque es del mismo género, o sea, gay. Era medianoche y regresaba a su casa tras una discusión con el novio, y los vio a ellos. Había un coche negro con los vidrios polarizados detenido en doble fila a metros del edificio. Le llamó la atención el coche, porque los vidrios polarizados siempre dejan ver algo, al menos el del parabrisas, pero en este coche no era así. No le dio importancia e ingresó al edificio. Pero notó enseguida que estaba muy oscuro y que el ascensor no andaba, como si hubieran cortado la electricidad. Sin embargo, las demás casas y edificios de la zona estaban rebosantes de luz. Subió las escaleras penosamente, porque tenía como cinco pisos hasta su departamento. Y apenas llegó al primer piso oyó un siseo prolongado, como un globo desinflándose. Al toque, olió un olor raro, se sacó la camisa y se tapó la nariz con la misma pensando había una pérdida de gas. Pero cuando llegó al segundo piso el olor era peor y ya se sentía mareado. Lo último que recuerda haber visto es a una figura alargada de negro, con una especie de capucha o sombrero, y una máscara con un pico doblado, que lo sujetaba y lo llevaba arrastrando hasta su casa. Parecía haber salido de las sombras, donde se tira la basura. Al otro día amaneció en su cama todo pegajoso, con un dolor agudo en la ingle y bajo los testículos. Eso fue lo que me contó y entonces yo le creí y , aunque lo que le pasó a él fue en el barrio de Caballito, decidí por las dudas armar una trampa sencilla para ver si gente ingresaba de noche en mi casa. Soy una paranoica, lo sé, pero hoy sé que fue justificado. Fue espantoso comprobar que sí lo hacen, que se meten en las casas, no sé cómo lo hacen porque yo dejo la llave puesta y pongo un cerrojo, pero lo hacen. Ya no sé a quién recurrir, si podes contar esta historia y difundirla te voy a estar muy agradecida.”

De inmediato, le respondí que necesitaba contar con el testimonio de su amigo. Era un testigo de primera mano que me acercaba a la leyenda desde sus raíces prácticamente.
Si era un mito reciente, se había gestado sin duda con ese muchacho.

Una de dos: era algo real, o el muchacho desvió sus problemas personales a un ámbito de fantasía, fabricando un mito, y de esta manera buscó una defensa a nivel psicológico para reprimir lo que realmente vivió.

Nancy quizá en verdad era paranoica; porque esas marcas que ahora veía en fotos podrían haber sido el resultado de mosquitos, pulgas, lo que sea, sin incumbir hipodérmicas o escalpelos.

El hilo roto pudo deberse a infinidad de cosas. Entrar a un departamento con la llave puesta y cerrojo es prácticamente imposible sin violencia.

A las dos horas obtuve su respuesta, con el correo del muchacho. Enseguida le escribí, y antes de finalizar el día, con un cielo nublado y carbonoso, viendo por la ventana la ciudad lentamente vistiéndose de luces, recibí su respuesta.

TESTIGO DE LOS VISITADORES NOCTURNOS

peste negra, medico portada

Ariel, tal es su nombre, viste camisa holgada. Tiene un piercing en la lengua con el que no para de juguetear entre los labios.

A cada pregunta, su mirada rehúye la mía. Estamos sentados en un bar en pleno Acoyte y Rivadavia. Desde la ventana veo a la gente saliendo del rancio subterráneo, oteando el cielo de aquel otoño que ya se acaba.

Toda esa gente caminando, siguiendo un guión urbano insospechado¿imaginarán que son sometidos en la noche por una sigilosa y misteriosa organización?. ¿Qué el dolor de la pierna quizá no sea de la humedad? ¿Qué el moretón inexplicable sea producto de algo más profundo?.

Eso, si la historia que voy a desmenuzar es cierta. Y por ahora Ariel la verifica en sus detalles más escabrosos. Pero sigo indagando, afilando las dagas de preguntas.

Ese día no saco mucho, pero Ariel insiste en que lo visite en su casa para enseñarme donde sucedió todo, y que pueda ver detalles que quizá a él se le escaparon.

A la semana estoy tocando timbre en el edificio de la calle Formosa al 500. Da a una esquina, que es José María Moreno, a dos cuadras de la Comisaria y el centro de enseñanza de, entre otras cosas, Criminalística.

Teniendo amplias zonas de Buenos Aires más desoladas ¿Por qué escogerían, de existir estos visitadores, este edificio tan cerca de la policía?.

Mis iniciales sospechas comienzan en el lugar de los hechos. Las cerraduras del departamento de Ariel son muy difíciles, sino imposibles, de abrir sin violencia.
No imagino ganzúas sirviendo a tal efecto, ni tampoco copias a través de silicona de las cerraduras. Sellan arriba y abajo, y es blindada la puerta. ¿Con qué se sirvieron entonces estos visitadores?.

Cuando se lo señalo, Ariel se encoge de hombros y me mira con la frente arqueada. Vuelve a jugar con el piercing entre los labios.

Sigo inspeccionando los pasillos, a la búsqueda de algún vestigio de lo sucedido, no sin dejar de sentirme un idiota. Ariel, no obstante, me dice: “pasó hace meses, no creo veas nada”.

Y es cierto, no hay nada más que limpieza.

En la puerta de entrada, me despido de Ariel cavilando sobre su conflicto personal con aquel novio y esta leyenda moderna urbana: quizá una deformación de lo conocido como Parálisis de Sueño, que, aseguran, es un mito milenario.

LA VERDAD DE ARIEL

A las dos semanas, tras investigaciones con amigos periodistas, consultar en la hemeroteca antecedentes similares, hablar con vecinos del edificio (que no me quisieron atender siquiera) llegué a un fondo hueco con la historia.

No daba para más.

Decidí seguir con otras pesquisas – como el caso de la mujer vampiro de Recoleta que tiempo habrá para tratarlo en este espacio – y no darle más importancia a este asunto.

Al poco, sin embargo, me llegó un correo de Ariel pidiéndome que nos encontráramos: habían regresado.

No lo dudé un segundo, tomé mis cosas, y partí en el acto. En el mismo bar de la vez pasada me encontré con un Ariel de aspecto enfermizo, muy pálido, con marcadas ojeras.

Me dijo que su presencia deplorable se debía a los abusos por parte de estos visitadores nocturnos. Que habían ingresado de nuevo. Y sin contemplación, lo habían sometido a todo tipo de escrutinios.

Me enseñó magulladuras, moretones, rasguños, que enseguida me parecieron esclarecían estos hechos. Tuve una intuición, y tuve que señalársela.

Como si fuera un experto en tales cosas, le dije:

“Esas marcas que me enseñas son producto de la violencia, no creo que si son tan silenciosos y meticulosos estos visitadores usen la violencia en ningún momento. ¿Cuál es la verdad Ariel?.¿Quién te lastimó así?”

Palideció, si cabe, aún más. Desvió la mirada, y luego, mirando sus uñas con mugre dentro, me dijo lo que realmente había sucedido.

Al parecer, se había mudado a lo del novio en plena tensión familiar. Allí estuvieron de fiesta en fiesta, y de pronto descubrió que de quien se había enamorado no era como imaginó. Traía otros hombres para verlos manteniendo relaciones sexuales, inclusive alguno se incorporaba y efectuaban ménage à trois. Rechazaba el preservativo y en todo momento lo sometía a vejámenes que lo entristecían.

Pero la noche en que todo se desencadenó, fueron al boliche Amerika, popular lugar del ambiente gay en Buenos Aires, y allí un grupo de hombres abusaron de él en plena discoteca, en la sección del túnel, donde hay sexo sin control y reina la más absoluta oscuridad.

Ruborizado, me confesó que había sangrado, y en un hospital de guardia le habían removido un preservativo roto dentro del recto.

Humillado, dolorido, regresó a donde sus padres. Cuando sus amigas le preguntaron qué le había sucedido, al verlo tan mal al pobre, él ideó aquella leyenda urbana de los visitadores nocturnos porque a una amiga le había sucedido una especie paralisis de sueño y se lo inventó para él lo mismo. O sea, a alguien le había sucedido, pero no a él.

Huelga decir: busqué desesperado a ese alguien y no lo localicé.

Pasaron los meses, los años y recién hace algunas semanas di con un testimonio realmente esclarecedor.

TESTIMONIO DE UNA SINIESTRA VISITA NOCTURNA

IMG_2388

La conozco hace un año a mi amiga, y además de haberle sucedido todo tipo de hechos extraños, quizá la visita nocturna o parálisis de sueño, si se quiere, fue algo de lo más traumatizante.

En todo momento estuvo con los ojos abiertos. Y relata que estaba con los ojos abiertos, a punto de dormirse, cuando de pronto no pudo mover ni un músculo. Al poco, sintió netamente la presencia de algo en la habitación.

Una fuerza amenazadora que estaba allí con ella. Esa energía, esa cosa, se aproximó a su cama, y ella de costado, tal como el dibujo, quedó petrificada mientras percibía claramente como aquello se apoyaba en la cama hundiendo el colchón y las sábanas.

La experiencia duró una eternidad y luego recuperó el dominio de si misma.

Posteriormente, noches más tarde, en su cuerpo encontró marcas que no se explica como se pudieron llevar a cabo. Estas mismas:

Sé que esta experiencia puede deberse a un trastorno neurológico, en el caso de ser recurrente, pero por la multitud de fenómenos que  le suceden a mi amiga es posible que está no se una explicación eficaz.

Sin embargo, como un amigo me señaló, al que le pasa todas las noches este tipo de episodios, puede ser por un intenso stress. Y elaboró esta suerte de explicativo para tranquilizarse:

a5dbb82d-ff44-40a1-875f-56c9c8efa978

 

Pero esa es  la explicación sencilla que dan todos los psicólogos a lo que no comprenden. Todo es responsabilidad del stress.  ¿También explica las marcas en el cuerpo que aparecen de la noche a la mañana?.

Cualquier testimonio será bienvenido.

sj-logo

El asesino en serie más buscado

Tenía un pene insignificante. Blanco, de veinte años, talla grande de zapatos y sangre tipo A. A veces tartamudeaba, y otras lloraba después de atacar a una de sus víctimas.

Esto es lo poco que se supo sobre uno de los más peligrosos y escurridizos serial killer conocido como Golden State Killer que, allá por la década del 70, mantuvo en vilo a los condados de California durante al menos diez años.

Llegó a violar y matar a unas 50 mujeres. Y utilizaba siempre una máscara desagradable para consumar sus repudiables actos.

Durante años, Michelle McNamara investigó todos los datos que pudo reunir en torno a este asesino. Fue quien lo bautizó como Golde State Killer, después de todo. Murió sin tener resolución al caso de su vida, cuyos avances podemos encontrar en truecrimediary.com

Llegó a poseer 3000 archivos relacionados con el asesino, notas legales, folios policiales y cajas que un fiscal le dio en el Condado de Orange.

Todo indicaba que el primer crimen de Golden State fue una violación en un suburbio de Sacramento, en junio de 1976. Dos años después, sucedió el primer asesinato.

Era un asesino que no solo mataba, sino que llamaba para burlarse de la policía, disfrutando de juegos mentales con ellos.

victimas
Algunas de sus víctimas

El modus operandi era el típico en esta clase de depredadores sexuales: ataba a sus víctimas, las violaba, y luego las obligaba a guardar silencio mientras se alejaba a una esquina en sombras y se quedaba retraído observándolas.

Cuando pensaban todo había acabado, se les aproximaba susurrándoles al oído alguna depravación y les pasaba el cuchillo por la espalda.

Hubo sobrevivientes. Algunas declararon que lloraba después de atacarlas. Otras que el asesino tomaba un té con galletas antes de atacarlas. Según una testigo : “parecía alguien esforzándose por parecer fuerte”.

Para 1977 la gente vivía en constante zozobra. El terror cubría el norte de California. La gente dormía con martillos debajo de las almohadas. Apenas llegaba la noche la gente que vivía sola se resistía a dormir. Las parejas se turnaban para dormir, una sentada en el sofá con el rifle apuntando hacia la ventana. Tanto era el pánico en aquel tiempo.

Y es que sucedían al menos dos violaciones de mujeres por mes.

Se armaron patrullas para atrapar al depredador. Se cotejaron al menos 8000 sospechosos. Se evaluaron pistas y testigos posibles, pero a la sazón, no se pudo dar con el asesino.

RESOLUCION DEL CASO

Habían pasado 30 años desde que el asesino se había librado impunemente de sus crímenes. Tanto las violaciones como los asesinatos lanzando sus víctimas por el famoso puente que le dio nombre a este monstruo.

Pero recientemente – pocas horas diría – en una conferencia de prensa en Sacramento, se anunció la captura de James Joseph DeAngelo de 72 años: su ADN lo situaba como el sospechoso de los terribles crímenes de la década del 70.

Para el fiscal del distrito, Tony Rackauckas:

A Joseph James DeAngelo se le llamó de muchas formas. Lo han llamado el violador del Área del Este. Lo han llamado Visalia Ransacker, Original Nightstalker y Golden State Killer. Hoy, es un placer llamarlo simplemente: acusado.

DeAngelo era un ex oficial de policía despedido en 1979. Y para el FBI:

Solo en los últimos días la información comenzó a apuntar hacia él y comenzamos a investigarlo. Pudimos obtener ADN descartado y pudimos confirmar lo que pensábamos que ya sabíamos: que teníamos a nuestro hombre.

Ahora podemos, finalmente, verle el rostro a aquel desalmado asesino serial y violador que azotó el norte de California en la década del 70.

Una cara, para un diablo.

joseph DeAngelo -sjarre-
El supuesto asesino de Golden State

 

sj-logo

Extraña criatura asesina a dos perros y causa temor en Santa Fe

 

Siempre digo lo mismo: los medios de comunicación ya no sirven para nada. Leer una revista o un diario, donde de fondo hay intereses creados, no conduce a nada más que asimilar las mentiras o medias verdades de turno.

En realidad, la revolución viene hace tiempo siendo gestada por gente como uno que escribe en blogs o webs personales sus impresiones del mundo, sus investigaciones, sus estudios sobre algún tema en específico. Si vamos a esperar que los medios de comunicación oficial digan algo certero, nos quedaremos esperando. Siempre hay intereses creados en el fondo.

Este artículo también tiene un interés creado: demostrar cómo nos engañan los medios.

Veamos.

En varios medios de comunicación de diferentes partes del mundo, cítese de ejemplo Argentina, Suiza y Reino Unido, salió esta espeluznante noticia: “Extraña Criatura asesinó a dos perros y causa temor en Santa Fe.”

Medios que se suponen serios, proyectaron esta historia que lo único que logró ha sido atemorizar a las poblaciones.

La imagen se extendió de Facebook pasando por YouTube y se añadió que :

“La fotografía, tomada de noche y algo borrosa, ya ha recorrido las redes sociales como una advertencia sobre el posible peligro. Una difusión de audio explica que la bestia se enfrentó contra un pitbull y un pastor alemán que perdieron la pelea y murieron. A continuación, la criatura desapareció”.

Infaltable, Crónica se sumo desesperado para aclarar que los vecinos de Totoras se encontraban “atemorizados” por la aparición de tan espeluznante criatura causando “pánico” en toda la provincia argentina de Santa Fe.

La bestia, aclara el medio amarillista, no ha sido aún capturada.

 

LA EXPLICACIÓN

criatura explicacion

La imagen lo zanja todo.

Sí, fue un fotomontaje. Como cabría de esperar. ¿Pero adivinen cual ha sido la fuente de inspiración?.

Nada menos que Harry Potter.

En efecto, se trata de un arte conceptual nacido de la película Harry Potter y el prisionero de Azkaban. Una imagen que representaría a Remus Lupin en su forma de hombre lobo.

sj-logo

Explicaciones al fenómeno de los fantasmas

 

Parece ser que la ciencia lo aclara muy bien. O al menos, el canal de YouTube Vox que han publicado una serie de explicaciones del todo plausibles al tema de los fantasmas.

Recuerdo que el tema desde niño me interésó: mi abuela se encargaba de relatarme historias que ella había presenciado de apariciones fantasmales. Sólo en Estados Unidos el 45% de los americanos creen en ellos. En España, la cultura de lo esotérico está también firmemente arraigada. Incluso del 45% el 28% dijo haber visto alguna vez un fantasma.

En el video, Joe Nickell, investigador principal del Comité de Investigación de Escépticos y escritor de varios libros sobre el tema, dice que tras más de 50 años investigando casos paranormales jamás tuvo una evidencia o prueba de la existencia de fantasmas.

Lo conocí a Joe en un congreso que se celebró en Buenos Aires, organizado por Alejandro Borgo y demás responsables, sobre el pensamiento Crítico. Recuerdo que el mago Merphin estaba presente también en el congreso. Y Joe tenía una forma particular de brindar su tarjeta con sus teléfonos: la hacía aparecer con un truco de prestidigitación.

Joe Nickell también es mago e ilusionista, y está al tanto de los trucos que podría haber en supuestas casas encantadas.

¿Cuales son las explicaciones de Joe? Todas son explicaciones racionales y científicamente aceptables. Veamos las tres principales:

ub8fkvubpmm9erv5yx82

  1. Infrasonidos: en 1998 Vic Tandy, un ingeniero británico , explicó que hay niveles en nuestro cerebro, podríamos decir rangos fuera de lo que sería audible para nosotros, pero que igualmente percibimos. Y al hacerlo, nos producen estados determinados e incluso emociones. Son sonidos que se dirigen a la parte primaria de nuestro cerebro y activan ciertas emociones. De ahí quizá, la sensación de ser observado, o de que alguien está en la casa

ajricrtmthrslsxxl81v

  1. Parálisis de sueño: le pasó a mi padre y es horrenda. Dicen que un 8% de personas en el planeta la experimenta alguna vez. La parálisis del sueño es quedarte quieto mientras dormis, o cuando estás por despertarte, sin posibilidad de moverte. Como si una fuerza ajena a ti te dominara. Esto puede generar alucinaciones visuales o auditivas terrible dando por resultado una experiencia del todo impactante.

dbyd8map61p5bpu60wuc

  1. El sufrimiento: el trauma de la pérdida de una persona a quien se amaba puede ser tan inmensa que conduzca a tener alucinaciones. Al menos esto opina el psicólogo Oliver Sacks en su libroThe Man Mistook his wife for a Hat. Para Sacks las alucinaciones son necesarias para confortar al ser humano ante la pérdida. Incluso podría decirse que es algún tipo de mecanismo natural de supervivencia para evitar caer en una aguda depresión con final indeseable.

 

sj-logo

Enigmas y Misterios de Capilla del Monte

 

Fueron exactamente 15 años que no pisaba Capilla del Monte.

Y sin embargo, Capilla se mantiene intalterable con el paso de los años. Como petrificada en el tiempo. Nada ha cambiado. Y no me refiero a los “iluminados” que pululan en la ciudad, y que ya son parte de la geografía Capillense.

No.

Me refiero a las calles, las construcciones, todo  parece idéntico que hace 15 años. Lo cual me asombró notoriamente.

Yo conocí Capilla del Monte apenas tuve edad para visitarla, a raíz del controvertido episodio del Pajarrillo en 1986. Había leído en la revista Conozca Más (de la cual era fanático) y tenía 10 años cuando ya soñaba con pisar aquella montaña.

huella pajarillo
La controvertida huella ovalada sobre la ladera. Para los lugareños es algo sin explicación.

Apenas tuve la edad suficiente, fue mi primer destino a visitar: Capilla del Monte y el cerro Uritorco. Y fue casi un flechazo: no pude resistirme visitarlo una y otra vez.

Acampaba en el Valle de los Espíritus  y , a lo largo de los años, recogí toda una serie de experiencias interesantes.

05
Buscando una cueva india en una ladera. Debajo el Valle de los Espiritus. Foto : SJ

Pero luego algo sucedió y no volví más. Pasaron 15 años hasta que el 07 de diciembre volvía a recorrer aquellas calles encantadoras de Capilla y percibía como aquella energía y paz se mantenía incólume a lo largo del tiempo.

En esta oportunidad me había movilizado un Congreso de Enigmas y Misterios celebrado allí.

Y es que, en el mismo, se apersonaba el famoso escritor navarro J J Benítez. Y yo tenía algo pendiente con él.

Fue en Capilla donde conocí sus libros por boca de una vendedora de ropa. Me recomendaba vivamente su Caballo de Troya. Y de ahí, fui a Urantia. Y de Urantia, a la decepción de que todo era un enorme invento muy bien elaborado de manufactura humana.

Ya habrá tiempo para hablar del tema, creo que lo hice a lo largo de los años, iniciando con aquel famoso Informe de Emanuel, que circuló por el mundillo de Urantia.

IMG_2736
Aquí se celebró el evento.

En verdad tenía ganas de poder entrevistarlo, y sacarme unas dudas.

Mi pregunta era sencilla ¿hasta que punto la filosofía de Urantia había influido en su filosofía de vida considerando que el 70% de sus libros tienen basamentos en el Libro de Urantia?.

 

Pues bien, quería hablar con él. Y logré intercambiar una breves palabras.

Continua defendiendo que sus Caballos de Troya son 99.9 % reales. No tienen ficción: salvo un 0.1%.

elLUY que “yo no tengo tanta imaginación”, se defiende, para certificar que no lo escribió él , sino que existen de fondo unos documentos.

Recomendó Urantia como una lectura, pero afirmó que, aunque es parecido el libro de Urantia  a los Caballos, no es igual.

Los Caballos tienen 14 mil fuentes de información”, afirma. Y aclara que cree que Urantia es una Revelación, pero no es idéntico a los Caballos.

¿Qué opino del Congreso?

Que fue un punto de encuentro entre Ufólogos famosos pero que no se lo aprovechó al máximo haciendo más partícipe a la audiencia. En estos temas, nadie es maestro de nadie, pero parecía que sí los había allí.

Mucho de lo visto en el congreso lo había ya encontrado en Internet.

Y lo más interesante del Congreso, Benítez, apenas estuvo 1 hora respondiendo preguntas insulsas.

QUE PASA EN CAPILLA DEL MONTE Y EL URITORCO

IMG_2741

Más allá de lo débil de aquel congreso, estar en Capilla del Monte me sirvió de mucho. Pude ver, una vez más, lo fértil que es el terreno para las sectas.

antarel elohim
Antarel: viste de blanco, sale con toda una producción estilo Star Trek.

Y allí está Antarel Elohim, el galán de la foto aquí al lado, que te invita a formar parte de su emprendimiento donde puedes comprar casas de 50 a 70 mil dólares (en su terreno, claro) y manejarte con la moneda de Antarel, que es el TOKEN SUV.

Claro, adquirir aquella moneda la adquieres en dólares, a razón de 1 TOKEN SUV = 1 dólar americano.

Hay muchos más movimientos OVNI y sectas de  las que podemos imaginar.

Pero más allá de esto, algo sucede en aquella región.

Realmente algo se ve en los cielos nocturnos y sobre las laderas de las montañas.

Y esto, por más que lo quisiera, no puedo negarlo. No porque lo haya visto, sino porque cada persona que entrevisté allí me lo confirmó una y otra vez.

OBJETOS VOLADORES EN LOS CIELOS DE CAPILLA DEL MONTE

IMG_2814
Un objeto semejante vio Gabriela, dueña de la posada Leyenda, lugar que recomiendo vivamente para pernoctar. Foto de Ricardo Gonzalez.

Como digo, pese a lo débil del congreso, no lo fue entrevistar al menos a cuatro personas con experiencias insólitas y coincidentes.

Veamos la síntesis.

Eduardo me contó que en una excursión a Puerta del Cielo, fue testigo de un Objeto volador color naranja a unos 50 metros de donde se encontraba, cuyas dimensiones eran considerables.

De pronto, se elevó en el cielo con una aceleración inaudita y desapareció. Esta experiencia aconteció en el anochecer. El objeto, según pude indagar, no emitió sonido alguno. Resplandecía. Y tenía una forma ovalada.

Gaby, dueña de la posada Leyenda, me relató su avistamiento hace muchos años atrás. Fue tan crucial que le cambió la vida y se vino a vivir sola a Capilla del Monte.

Lo que vio era un objeto con forma de cigarro mientras meditaba con un grupo en la montaña (semejante a la foto incluida arriba).

Tanto ella como el grupo fueron testigos del objeto, del cual se desprendieron pequeños objetos que revolotearon al alrededor de la nave con forma de cigarro.

El otro testigo fue Ariel Pro, cuyo video evita que ahonde en su experiencia. Ha visto estos objetos innumerables veces. Y como podemos observar, es una esfera fosforescente flotando sobre la ladera de la montaña.

Julio, dueño de un establecimiento de Turismo, relató también su impresionante experiencia.

Una especie de bola de fuego emergió una noche por detrás del cerro Uritorco. Sobrevoló por sobre su cabeza y se perdió en el horizonte. No era fuego, sino una fosforescencia lo que lo envolvía. Parecía girar, según el detalle de lo observado. Y recalca:

“Si cierro los ojos, aun puedo ver nítidamente esa forma, es algo imborrable para mi”.

Dejaba una estela de luz en su avance.

También me relató cómo su hija, fotografiando las montañas, al ver luego las fotos encontró un objeto claramente sin identificar suspendido en el cielo. Prometió mañana enviarme la imagen, cuando lo haga actualizaré esta entrada.

(Actualización ):

Detalle ampliado de la fotografía enviada por Julio. Desde aquí muchas gracias!

En suma, algo se ve en los cielos de Capilla del Monte. Hay videos, testimonios, fotografías, y esto viene sucediendo, como me dijo Luz del CIO, desde los tiempos de los Hopi: los caciques eran también testigos de estas luces sin identificación.

Para ellos no eran ovnis, eran luces.

¿Será posible que exista en la zona ciertas condiciones geomagnéticas , físicas y químicas, que ocasionen cada tanto un desprendimiento de una centella  y que sea esta la explicación a las luces?.

Water_plasma
Plasma creado artificialmente.

La región de Córdoba en si, siempre ha sido característica de tormentas eléctricas, y la centellas se producen por esto mismo.

Precisamente Capilla del Monte es una zona caliente de tormentas eléctricas.

Las centellas, pueden tener forma esferica, ovoide o como bastón. Y se mueven de una forma asombrosamente parecida a los objetos avistados en la sierra cordobesa.

Por ejemplo, vean esta compilación: click aquí

Todavía mantengo mis dudas. Pero la investigación en algún momento me lo revelará. Lo que sí no creo para nada que sean de origen foráneo.

Es otra cosa. No sé, y prefiero callar.

 

IMG_2823
Vista del cerro Uritorco

CONTACTADOS EN  CAPILLA DEL MONTE

Ricardo-Gonzalez-254x300Es de reconocer que tiene muy buena oratoria Ricardo González. Mueve mucha gente con su cordialidad y buenos modales.

Sería de agradecer algún día me invitara a sus citas con Ovnis y me sumaría sin problemas a ese encuentro con seres del espacio. Como ilusionista, quizá mi opinión sea válida.

Afirma, sin el menor rubor, que se encontró con un extraterrestre del planeta Apu, cuya altura era de 2.70 metros. Rubio. Ojos claros. Cabello por los hombros.

¿Qué opinión me merece?.

aliens de ricardo
Dibujo del extraterrestre observado por Ricardo Gonzalez y Paola Harris.

 

Pues continua la línea de Sixto Paz de Perú – cuya fama se la debemos a Benítez que avistó un OVNI cuando fue años atrás a Perú a entrevistar a aquel contactado – y le insufló nueva vida al movimiento de contactados, pero ¿qué se puede esperar para el futuro?.

Mi opinión es que para el futuro sería de agradecer el aporte de pruebas concretas por parte de sus Contactos de las estrellas.

Hablo de esas pruebas incontrovertibles y que no dejen lugar a dudas de ante qué estamos.

De momento, y muy a mi pesar, jamás ningún contactado aportó dichas pruebas.

Sí, han llevado gente a presenciar sus citas con seres del espacio, pero nunca se volvió con una prueba o evidencia irrefutable.

A esta altura de los años, es lo menos que podemos esperar de Ellos.